Loading the content... Loading depends on your connection speed!

Síguenos:   
Elegir una caldera de gas

caldera-baxiroca-novamax-31-31-f-mixta-instantanea-estancaSin duda, las calderas de gas son el sistema de calefacción más habitual de cualquier hogar. Su capacidad calorífica y su comodidad de uso son factores determinantes para decidirnos a usarlas, pero la verdad es que pocas veces conocemos sus características como para pararnos a pensar qué tipo de caldera es la más adecuada para nuestro hogar.

Para empezar, debemos saber que las calderas de gas se clasifican por su tipo de combustión, aplicación, potencia, emisiones y rendimiento. Todos estos factores hacen que cada modelo sea adecuado para hogares de dimensiones diferentes y que necesiten solo calefacción o también agua caliente.

Así, las calderas estancas son las que hacen la combustión sin entrar en contacto con el aire del espacio donde están instaladas. De hecho, absorben y eliminan los gases que necesitan para a la combustión a través de conductos. Dentro de este tipo de calderas, destacan las de bajo nox, es decir, las que disminuyen la emisión de óxidos de nitrógeno.

También merece la pena destacar las calderas de condensación, que se caracterizan por aprovechar la energía del vapor de agua de los gases de combustión. Cuando este vapor pasa a estado líquido, libera una energía que el sistema de calefacción aprovecha. Esto implica que son las calderas que ofrecen un mayor rendimiento y que permiten ahorrar una buena parte del consumo de gas. Esto compensa su precio inicial superior.

Entre los distintos tipos de calderas que podemos elegir para instalar en nuestro hogar, también cabe citar las instantáneas. De hecho, son las más habituales en los pisos de las ciudades porque producen energía para agua caliente sanitaria y para calefacción. Las calderas instantáneas con microacumulación disponen de un pequeño depósito con agua caliente a la temperatura de consumo. Si decidimos instalar una caldera instantánea en nuestra casa, debemos tener en cuenta el número de baños del que disponemos y el uso habitual del agua sanitaria para elegir la potencia adecuada.

Leave a Comment